Archivo de la etiqueta: soltera

El papel de la mujer en la sociedad escandinava

Al escuchar la palabra “mujer” y “Edad Media” nuestro cerebro asocia rápidamente estos términos a una sociedad machista e inmisericorde que trataba a la mujer como mercancía o moneda de cambio para negocios o acuerdos familiares. No es que la sociedad escandinava fuera una utopía feminista pero difería en muchos aspectos de lo que nosotros imaginamos de una sociedad bárbara, insensible e incivilizada.

Los nórdicos contaban con un impecable sistema de leyes y unas tradiciones tan profundamente arraigadas que consiguieron portar a todo rincón navegable y tierra extraña que pudieran llegar a pisar. Además de una sensibilidad y un lado humano que los arqueólogos han empezado a desentrañar…

Todos podemos imaginar el típico arquetipo una mujer vikinga: Alta, de cabellos dorados, de ojos azules y rebosante de una valentía que en muchos casos podía igualar e incluso superar a la de su marido. En la antigua Escandinavia había muchos tipos de mujeres y algunas de ellas representaron un rol crucial en aquella belicosa sociedad de clanes y guerreros.

viking woman 1

La mujer soltera

Las mujeres solteras conocidas como maer o mey estaban blindadas a lo que concernía sus derechos de independencia, al alcanzar la mayoría de edad a los 20 años, una mujer libre escandinava podía estipular su propio lugar de residencia, además de poseer personalidad jurídica en todos los sentidos ante la ley. La única excepción a su notable independencia era el hecho de elegir pareja para el matrimonio, que era un asunto que concernía a toda la familia. Para las viudas se aplicaban los mismos derechos.

Las mujeres que no encontraban pareja y permanecían solteras adoptaron el nombre de ringkvinna o baugrygr (que en nórdico antiguo signfica “mujer del anillo” ¿irónico no? ). Al no contar con un marido que asumiera el rol como cabeza de familia, la ringkvinna contaba con el apoyo específico de la ley para desempeñar tareas que normalmente corresponderían a las del jefe de familia, tales como por ejemplo, el derecho a recibir y exigir compensaciones por la muerte de un familiar o reclamar una herencia. Si se casaba no obstante los derechos pasaban al esposo. Estos derechos se preservaron hasta después de la introducción del cristianismo, cuando lentamente fueron desapareciendo hasta que en el siglo XIII no quedó vestigio de aquella figura jurídica de mujer fuerte e independiente que podía ejercer tareas que normalmente se encontrarían atribuidas a un hombre.

La mujer casada

viking_woman_astrid_njalsdotter_by_thecasperart-d71o50p

El distintivo de la mujer casada y ama de casa en la sociedad vikinga era un manojo de llaves que portaba colgado del cinto. La mujer escandinava era la señora del interior de la casa y a menudo se hacía cargo del mantenimiento de la granja y el cuidado de los niños cuando su marido y sus hijos emprendían viajes en busca de saqueos o expediciones comerciales. Uno de los aspectos que resulta más notable de la mujer en la sociedad escandinava fue su reducido número debido al infanticidio selectivo de niñas en Escandinavia, lo que contribuyó a la expansión vikinga en gran medida, ya que al haber un número desmesurado de jóvenes varones que se lanzaban a la conquista y un limitado número de esposas potenciales, fueron muchos los que compitieron por una esposa y numerosos son los casos de hombres que en sus raids buscaban oportunidades para mejorar su matrimonio y asegurar un hogar propio e independencia. Uno de los aspectos que más llama la atención a los investigadores es el hecho que de que una gran cantidad de tesoros que los nórdicos hallaban en sus incursiones, fueron enterrados junto a sus esposas.

Un curioso ejemplo de esta adoración por la mujer es el hecho de que la posición social de un hombre pudiese depender de la categoría y fortuna de la esposa. Si una mujer se hallaba mal atendida, vistiera harapos y fuera tratada de manera ruin y tiránica, aquello podía afectar al estatus del hombre, degradándolo y situándolo a un estado de infamia y baja reputación.

Resumiendo podemos concluir con toda seguridad que la mujer, como en muchos casos durante nuestra sangrienta y paradójica historia, fue fuente de admiración e inspiración durante la Era Vikinga, llegando a protagonizar mitos y sagas tales como los de la valquiria, la skjaldmö o la poderosa Freya (diosa de la naturaleza y el amor ).

vikings_lagertha_3-P
Aquí podemos ver a la actriz Katherynn Winnick representando a la legendaria Lagertha en la serie Vikings, quien fue una skjaldmö de gran renombre.

Los nombres de mujeres tan célebres tales como Aslaug, Ladgerda o Aud la Sabia resuenan desde una época oscura y “aparentemente” incivilizada hasta nuestros días, trayendo consigo la imagen de una mujer valiente e independiente que no precisaba de la ayuda de ningún hombre a la hora de llevar su vida. Una representación que sorprende e infunde admiración, viniendo de lo que parecía un atajo de bárbaros insensibles y sin corazón que se afanaban únicamente en matar, saquear y saciar su sempiterna sed de sangre.